lunes, 18 de febrero de 2013

¡Israel!


Israel, tierra de contrastes, profunda historia e impresionante arqueología.  Complace los más exigentes visitantes, mientras por otra parte sacia la agonía espiritual de millones de peregrinos que llegan tras la soñada búsqueda de un toque divino más allá de lo vivido o de mayor cercanía con Jesús, el más grande hombre de la historia de la humanidad y Dios hecho hombre, para millones de creyentes que le llevamos en el corazón.

En horas, sus muros conquistan las fronteras de nuestro corazón y sus puertas abren nuestros ojos ante escenarios absolutamente fascinantes.
En su cielo, sus montes y sus ruinas se ven esculpidas las cruentas luchas de siglos, y de ellos emanan cánticos de amor y victoria, que proclaman una fe que sacude las más tostadas convicciones.

Trump va a Puerto Rico y le dice que no sufre “una catástrofe real”

“¿Cuál es el saldo mortal al momento? ¿17? 16 muertes confirmadas, 16 frente a miles”, dijo haciendo una comparación con el huracán Katrina ...