martes, 5 de marzo de 2013

¡Padre nuestro!

los niveles de amor y de compresión de nuestro Padre celestial no son comparables a ninguno que hayamos visto en el mejor padre terrenal conocido. En una forma magistral nuestro Señor Jesús entrega otra gran enseñanza, como miles escondidas en cada una de sus palabras, cuando explica el “Padre Nuestro”. Generalmente oramos a la inversa. El orden enseñado es: primero pedimos pan, luego perdón. Dios, ante todo, es padre y luego juez. Va a bendecirte de todas maneras, no puedes comprar ni manipular la gracia divina. Él es extraordinariamente bueno. Conoce que sus bendiciones nos transformarán y su pan nos saciará. No nos bendice porque lo merecemos, lo hace porque nos ama. ¡Él te dará lo imposible, lo complicado y el pan necesario para cada día!

Trump va a Puerto Rico y le dice que no sufre “una catástrofe real”

“¿Cuál es el saldo mortal al momento? ¿17? 16 muertes confirmadas, 16 frente a miles”, dijo haciendo una comparación con el huracán Katrina ...