viernes, 22 de febrero de 2013

Asiento de honor

No te impacientes cuando algunos ciegos actúen delante de ti como videntes, sólo presumen. El amor es la llama que alumbra el alma, lo demás es más de lo mismo, vanidad, insatisfacción e inseguridad. Quienes reconocen tus valores, te darán tu lugar. No necesitas empujar, manipular o seducir para conquistarlo, mucho menos mendigar cariño, te amarán en todo tiempo, porque son genuinos. No se valen de las circunstancias para desecharte, más bien las aprovechan para mostrarte cuánto les importas! No te siguen por lo que representas para sus vidas, son incondicionales, pese a todo. Entre estos permanece, con amistad coherente, sincera y constante. Dios nos muestra su gran amor “acomodándonos” en los asientos más exclusivos de los corazones más cálidos y nobles.

Licey castiga a las Águilas y vuelve a la serie final

Otra vez, otra vez. Los Tigres del Licey aterrizan en la serie final de esta justa invernal tras vencer con contundencia 10-8 a las Águilas...