miércoles, 29 de junio de 2016

Cifras disipan temores del gasto electoral excesivo



Las cifras que divulgó ayer la Dirección General de Presupuesto (Digepres) acerca del manejo de las finanzas públicas en los primeros cinco meses del año despejan el escenario fiscal, sobre el cual se habían incubado temores de un gigantesco déficit.El resultado publicado por la Digepres arroja un desequilibrio fiscal equivalente a un 1.1% del producto interno bruto (PIB), que representa un nivel dentro de las previsiones del Gobierno. Para el primer semestre del año, la Dirección General de Presupuesto proyecta que el déficit fiscal se ubicará en unos RD$39,027.5 millones, cifra que equivaldría a un 1.2% del PIB, con lo que estaría justo a la mitad del estimado para el año completo, que fue de 2.4%.

La tradición

En años normales, los gastos del Gobierno tienden a aumentar en el último trimestre. El 2016 tuvo la particularidad de ser un año electoral, en el cual históricamente los gastos del Gobierno aumentan en los primeros cinco meses y por lo regular el presupuesto cae en déficit no aprobado.

Las estadísticas que divulgó la Digepres el lunes de la semana en curso dan cuenta que el déficit fiscal del período enero-mayo estuvo dentro de los parámetros establecidos, con lo que las dudas de si hubo un excesivo gasto electoral se despejan. Se había especulado, por declaraciones de los partidos políticos de oposición que competían en las pasadas elecciones, que el Gobierno había incurrido en un enorme déficit.

El monto del déficit fiscal enero-mayo, según las estadísticas de la Digepres, fue de RD$36,063.6 millones, cifra que representa el 47.5% del tope máximo aprobado en el Presupuesto General del Estado, que fue de RD$75,893.5 millones.

El mayor desafío fiscal estaba centrado en el llamado período electoral (del primero de enero al 15 de mayo), por las expectativas de que el Gobierno utilizara recursos públicos en la campaña por la reelección presidencial.

Al parecer las autoridades vinculadas al manejo de las finanzas públicas hicieron una distribución “prorrateada” del déficit, de forma tal que el desequilibrio no cayera todo en la primera mitad del año, con lo cual evitaban que para la segunda parte del año tuviera que hacer ajustes que pudieran afectar el desempeño general de la economía. En el año 2012 el primer semestre acumuló un extraordinario déficit fiscal que para el período completo representó cerca del 8% del PIB. En ese año, la administración que asumió el 16 de agosto tuvo que hacer grandes ajustes que contrajeron el gasto público y el crecimiento económico perdió velocidad.

Baja de ingresos contribuyó al déficit

Por lo que indican las cifras de la Digepres, el Gobierno no quiso repetir la gestión fiscal del 2012 y manejó el presupuesto para que el déficit se mantuviera dentro de los niveles previstos y un resultado que pudo haber sido mejor de no haberse producido una caída de ingresos por RD$8,235 millones con relación a lo presupuestado. De no haberse producido esa ejecución de ingresos, el déficit habría quedado en un equivalente a solo 0.9% del PIB.

Trump va a Puerto Rico y le dice que no sufre “una catástrofe real”

“¿Cuál es el saldo mortal al momento? ¿17? 16 muertes confirmadas, 16 frente a miles”, dijo haciendo una comparación con el huracán Katrina ...