sábado, 27 de octubre de 2012

¡Peso pesado!


El peso de las bendiciones que Dios quiere entregarnos sólo puede ser soportado por quienes tienen bases firmes en el Dios de los propósitos; de lo contrario, el poder de éstas te noqueará y dejará fuera del escenario de mayores recompensas.

Por tanto, el contrapeso dependerá de tu carácter, tu actitud ante cada round de la vida, no solo determinará cuanto tiempo estarás empantanado en los procesos, sino que repercutirá en tu destino, si luchas sinceramente tras genuinas bendiciones.

Comprende, requerirás de más temple y sabiduría para soportar el alud de las victorias y el peso de la gloria.

¡La verdadera bendición no es lo que recibes, sino la que posibilita que puedas seguir dando lo mejor de ti!

Licey castiga a las Águilas y vuelve a la serie final

Otra vez, otra vez. Los Tigres del Licey aterrizan en la serie final de esta justa invernal tras vencer con contundencia 10-8 a las Águilas...