martes, 26 de febrero de 2013

Efectos emocionales de la diabetes




La diabetes es una enfermedad generalmente motivada por la producción insuficiente de insulina por el páncreas, hecho que origina que la glucosa (azúcar) que ingerimos no se metabolice y permanezca en la sangre, provocando que el nivel de azúcar en ésta sea muy elevado.

La mayoría de los diabéticos son adultos, pero recientemente ha habido un incremento en el número de casos de diabetes entre niños y adolescentes. La diabetes tipo 1,  que generalmente se presenta en la niñez y en la adolescencia se caracteriza por el ataque del sistema inmunológico y destrucción de las células del páncreas que producen insulina. Por esta  razón, es necesario inyectarse insulina diariamente. Con la diabetes tipo 2, (más del 90% de los casos de diabetes), el cuerpo es resistente a la insulina que produce el páncreas, o su producción es deficiente. Usualmente este tipo de diabetes se controla con la alimentación, ejercicios o medicamentos, pero a veces es necesario inyectarse insulina.

A pesar  de que existe mucha información sobre la diabetes, muchos ignoran que esta enfermedad, considerada catastrófica, también afecta gravemente las emociones del paciente, emociones que a la vez,   obtaculizar el control de la enfermedad.

Los extremos en los niveles de azúcar en la sangre pueden causar cambios significativos en el estado de ánimo y la calidad de vida de las personas  que viven con este mal.

De acuerdo con el nutricionista y fisioterapeuta Juan Carlos Simó, propietario del centro “Workout”,  la depresión ha sido asociada a la diabetes, sobre todo con la  tipo 2. Las investigaciones más recientes en las personas con diabetes tipo 1 han encontrado que los largos periodos de altos niveles de azúcar en la sangre puede desencadenar la producción de una hormona relacionada con el desarrollo de la depresión, la que puede manifestarse con problemas para conciliar el sueño, falta de concentración o trastornos en la conducta alimentaria, como comer poco o en exceso.

Además de un mayor riesgo de depresión, la diabetes puede afectar el estado de ánimo del paciente, llevándolo a un estado de letargo y cansancio, comenta Simó. Por ejemplo,  si alguien  tiene niveles altos de azúcar en la sangre  y le bajan repentinamente, se puede tornar irritable, incluso combativo, y puede actuar como si estuviera borracho, arrastrando sus palabras. Otro campo emocional, a menudo asociado con la diabetes tipo 2 es el concepto de culpa.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 2, en especial las mujeres,  presentan sobrepeso, y muchas son sedentarias, lo que provoca en ellas depresión y ansiedad. Todas estas reacciones pueden entorpecer la actitud de responsabilidad del paciente con su salud, llevando a una diabetes descontrolada.

Qué hacer

Además  tener buenos controles de la glicemia, los expertos recomienda a los diabéticos conversar con familiares, amigos o grupos de apoyo de personas diabéticas para compartir las emociones. También es importante descansar bien, durmiendo las horas para descansar; que su cuerpo necesita; llevar a cabo una alimentación saludable, hacer algún tipo de actividad física de forma regular, relajarse viendo una película, escuchando música o leyendo un libro y, sobre todo, reirse mucho. Esto mejorará el humor y  levantará el ánimo. Algo importante, dijo el especialista, es que si usted está teniendo problemas para hacer frente constantemente con cualquiera de las emociones que vienen con la diabetes, hable con su médico especialista en diabetes.

Saber
Los síntomas de la diabetes pueden  incluir sed, aumento del apetito, dolor de cabeza, mareo, pérdida de la vista y cansancio.

Cuidado
La falta de actividad física, la edad avanzada y la herencia pueden ser desencadenantes de esta enfermedad.

Alcalde Santiago ordena retener salarios a 9 regidores y a la vicealcadesa por no declarar bienes

El alcalde de Santiago, Abel Martínez, ordenó este lunes la retención de los salarios de nueve regidores y la vicealcaldesa, por supuesta...